Residencia Artística

Residencia espontánea: Luis Vico

Publicado: 21 de marzo, 2016

residencia_espontánea_luis_vico

Las residencias artísticas son parte de los ejes fundamentales de Nodo Valpo.  Gracias a esta forma de trabajo, artistas de otros países pueden llegar a nuestro puerto y  conocer e interactuar con nuestra cultura. Es así que durante su estadía pueden dejar una huella en Valparaíso a través de su arte.

Luis Vico es parte de esta experiencia. Luego de estar estudiando Bellas Artes en España, decidió que era momento de realizar su viaje a Latinoamérica. Congeló su matrícula y sin pensarlo viajó Uruguay.  Luego de estar cinco meses trabajando con Casa Tomada, llegó a Chile. La residencia espontánea que lo llevó a dibujar un mural en la fachada de nuestro centro cultural, comenzó con amistades en común. El trabajo colaborativo y en redes generó la instancia perfecta para la llegada del artista español a Nodo Valpo.

-¿Cómo llegaste a Nodo?

-Es divertido, porque obedece a la misma lógica que  he pintado en el mural y que representa la idea de personas conectadas.

-¿Y qué te pareció el proyecto de Nodo?

No fue hasta que llegué aquí y comencé a hablar con Jose que entendí lo que era Nodo. Me explicó qué era el proyecto, cuales son las iniciativas, cómo había sido el proceso desde que empezaron. Y ahí fue cuando realmente me enteré. Me parece que las dinámicas que se están llevando aquí dentro  son muy enriquecedoras, tiene mucha proyección y deberían extenderse este tipo de prácticas de iniciativas culturales, sociales y que esté fundamentado en las bases, tan horizontal.

-Estas residencias espontáneas que son de más corta duración ¿ qué te parecen?

-La idea en sí es súper interesante. Porque desde el lado de la persona obviamente es una oportunidad genial, de poder conocer un lugar, de salir del contexto turístico, de conocer que es lo que está ocurriendo de verdad.  Ahora, para Nodo también es interesante, porque es una forma de recibir personas de otros lugares, pero eso ya lo hacen con estudiantes de intercambio. Pero de recibir aportaciones, de que se den situaciones menos esperadas y que pueden ser positivas igual, en este caso ha dado lugar a ese mural.

-Me puedes explicar el mural que hiciste en la fachada de Nodo.

-Claro. Con este mural lo que pretendía y lo que presenté a la gente de la casa era de alguna forma personificar el edificio. Es decir, ponerle, ya que estamos hablando de la fachada del edificio,  una cara y que este simbolizase la función de núcleo al cual se conectan todas las personas, colectivos y organizaciones que trabajan en el. Cómo estos se conectan a la casa, a esa cara y cómo se conectan entre ellas, basándome en un imaginario neuronal, en conexiones sinápticas. De alguna forma, trabajar con la conexión y también esa es la idea que pretende vincular mi obra con las demás que vayan llegando.

-Claro, ¿Cómo funciona ese sistema? Ya has participado de iniciativas colaborativas, en donde cada uno va poniendo su huella.

-Hasta ahora había trabajado en murales colectivos, en procesos populares. Pero el reto que tenía este en concreto era el de encontrar un nexo que pudiese unir a personas desconocidas entre ellas y en distintos momentos para realizar un mural. Porque yo hago esta primera aportación, pero no sabemos cuando llegará otra persona que sin conocerme a mi, tendrá que realizar su aportación, conectándola conmigo sin que quede como el típico mural de aquí voy yo, aquí vas tú. La idea es que mantenga una relación, un vínculo sin que lo hayamos hecho al mismo tiempo. Entonces, en ese sentido, añade una dificultad, pero también un reto, un juego.

-¿En España también se da este fenómeno de murales colectivos?

-En Barcelona existe una comunidad cultural en cuanto al arte urbano, murales, etc. Pero con Valparaíso no se puede comparar, digamos que los murales en las paredes son un pilar fundamental al menos de la apariencia que tiene la ciudad y que ella misma, considero, que acepta.

Si quieres ver más imágenes del trabajo de Luis en Nodo, puedes visitar aquí y aquí

Redes sociales